Voluntariado en Animal Academy, creando comunidad.



Erase una vez, en una zona rural de Fuerteventura, un refugio de animales de granja donde todos los sábados nos reunimos un grupo de voluntarios para ayudar con las tareas que a diario realizan Julio y Belén.


Comenzamos la mañana limpiando las áreas cercanas a la zona de los burros, el trabajo de las mañanas es un trabajo más fisico de limpieza, de ordenación y de besos entre limpieza y limpieza con los animales.


Ellos nos acompañan, nos observan y nos dan mucho cariño durante estas horas de trabajo fisico.


Un proyecto en el que está unido, consciencia animal, artesanía, desarrollo personal y conexión con la naturaleza.


Cada sábado siempre hay algo nuevo, un voluntario por conocer, una nueva incorporación como Calima, una comida maravillosa de Belén, una maquina de costura donde Sophie crea desmaquilladores reutilizables, ...


Nos sentamos después de la comida para compartir nuestras ideas y de que manera podemos ayudar.


Sophie ha hablado hoy de una tormenta de ideas para poner en común semanalmente aquello en lo que podemos ayudar y colaborar.


La maravillosa mano cocinera de Belén nos da energía con sus delicattesen veganas durante la comida, esa maravillosa sopa de quinoa, ese estofado de lentejas con diversidad de verduras, y las personas que no cocinamos nos sentimos en el paraiso de la cocina artesanal.



Cuando estamos en el refugio la creatividad se acrecenta porque hay tantas ideas y pensamientos bonitos que compartir, es un sentimiento de querer gritar que todo es posible, que se puede cambiar y empezamos como ejemplo con un refugio animal, un espacio donde personas y animales se encuentren seguros y en casa.


Por la mañana hemos compartido el trabajo necesario para el refugio, después de comer algunos voluntarios se han marchado y ha llegado para mi la hora de terapias con los animales, uno de los momentos de conexión y reflexión, donde la calma y el cambio a la tarde nos informan de que el día continua.


Calima ha sido la cabrita con la que he compartido una sesión de Reiki, calma, renovación, esperanza y el mensaje "hay un lugar especial para cada persona y para cada animal" ha formado parte de esta sesión.


Después de la calma, viene el training y Belén pacientemente y tirando de ese archivo de experiencias y sabiduría con los animales me explica temas técnicos como la medicación que se suele administrar a animales recién llegados y el protocolo natural que se realiza de forma regular en todos los animales del refugio.


Cada contacto, cada acción que Belén y Julio realizan, tiene un propósito de apoyo para el enriquecimiento y adaptación de los animales. Cada caricia, es una observación de su salud emocional y fisica, tomando forma de cariño .



Algunas alegrías del día son que Fiona está mucho mejor de sus patitas, Kike, el burrito nuevo, se está adaptando, poquito a poco, Kalima está esperando ansiosa a salir de su cuarentena y los cerditos adoran sus manzanas de sobremesa.


Las horas se pasan volando, las conversaciones tienen su sentido y compartimos nuestras intimidades vitales.


Otro sábado más y espero volver pronto.... Cada sábado nos juntamos, trabajamos, comemos, reímos, nos achuchamos...gracias a este maravilloso Refugio Animal.


Nos vemos pronto.





23 vistas

©2020 por CuidadoTerapia Animal. Creada con Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now